¿Cuánto cuesta vivir en una cárcel colombiana?

"Estar en la cárcel, contrario a los que se pueda pensar, es un lujo."

En una cárcel colombiana hay que pagar por todo. El precio depende del patio asignado al recluso, de su estrato social, del tipo de delito por el cual está sindicado o condenado, de su antigüedad y de su poder, e incluso de guardias del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) que determinan el costo de algunos de los negocios sucios que se mueven allí.

Así lo dijo a KienyKe.com el director de la Fundación de Presos de Colombia, Manuel Rengifo, quien desde hace cinco años defiende los derechos de los reclusos del país. "Estar en la cárcel, contrario a los que se pueda pensar, es un lujo", dice Rengifo, quien estuvo detenido por casi dos años. Cuenta que tuvo que pagar 17 millones de pesos a la mafia corrupta del penal donde estuvo detenido.

Cuando una persona ingresa a un penal lo primero que debe hacer es pagar por la asignación del patio. Hay algunos que cuestan más que otros, dependiendo de quiénes estén ahí. Es decir, si se trata de delincuentes comunes, condenados o paramilitares, entre otros. El precio oscila entre 500 mil y dos millones de pesos.

"Al interno le preguntan qué patio puede pagar y es remitido a su respectivo jefe del patio por la misma guardia". Rengifo se refiere a los 'caciques' o como ellos mismos se autodenominan, los presidentes de patio, que a su vez tienen una cúpula que los respalda para la venta de electrodomésticos, celulares, celdas, colchonetas, armas y demás.

Los jefes del patio no son más que personas que en la calle tuvieron mucho poder o pertenecen a alguna banda criminal organizada. Por lo general cuentan con por lo menos el apoyo de 50 internos en cada patio. Suficiente para someter a sus órdenes y caprichos al resto de reclusos con los que comparte presidio.

"Si en dado caso el jefe de patio es trasladado o recupera su libertad, otra persona que pertenece a la misma organización lo reemplaza".

Con la compra de patio se tiene derecho a ingresar y caminar por el pasillo, pero no garantiza el derecho a una celda, ni mucho menos en qué condiciones va a dormir el recluso. Si quiere dormir en una celda cuesta entre 500 mil y un millón quinientos. Depende si duerme en colchoneta, en la parte baja o alta de un planchón, una especie de camarorte en el que la planta alta es más costosa porque no tienen que soportar mucho calor. Este valor no incluye el pago semanal de aseo -que en muchos casos no se hace-, que va de 10 a 50 mil pesos.

"Hay más patios más aseados que otros. Los que están en los más pobres, por así decirlo, son los que van a trabajar a los otros", dijo el director de Funprecol, quien además cuenta que esos trabajadores son los llamados 'carritos', quienes a su vez se encargan del traslado de drogas y armas a otros patios.

En las cárceles, en teoría, está prohibida la circulación de dinero. Pero esto no es impedimento para manejar grandes sumas. Por ejemplo, si un interno compra un televisor sencillo de 14 pulgadas,- que cuenta unos 300 mil-, el jefe de patio le realiza el préstamo y afuera su familia tendría que pagar el dinero a algunos de sus emisarios más intereses.

"Si le prestan 80 mil, afuera la familia tendría que pagar 100 mil a algunos de los hombres que están en libertad y trabajan para el jefe de patio".

Consulte la noticia completa en